viernes, 16 de enero de 2015

¿Quién quiere niños?

Krispys se basta él solito

Basta que te descuides un segundito para que luego te tenga entretenido recogiendo cositas un buen rato. En este caso un rollo de papel cocina. Afortunadamente, no quedaba mucho. Tiene una fijación especial a los papeles, y lo demuestra muy bien en la calle, el muy guarrete.
Tengo que estar llamándole la atención continuamente, y menos mal que, sumiso y obediente, hace caso


Y también nada mejor que utilizar "nuestro" edredón de juegos para destrozar el periódico; en este caso le comprendo muy bien, ya que trae pocas noticias agradables. Pero lo menos que podía hacer, ya puesto, es tirarlo al contenedor de reciclado.

Diréis que la culpa es mía. Pues no, porque lo saco con su abriguito, salvándole del agua y el viento (y de paso después no mancha la casa), y decide que tiene que secarse por las bravas:

video

¿Y qué queréis que haga con él? Pues nada, porque luego viene dulce y cariñoso, de tal manera que se me cae la baba.

Lo dicho, como niños. ¿Pero él o yo?

Ahhhhhhhhhhhhhhhhh... ¡chi lo sá!



No hay comentarios:

Publicar un comentario