jueves, 13 de noviembre de 2014

¡¡¡ Ay, Dios mío !!!


Es lo que llevo pensando todo el día, sufriendo torbellinos, terremotos, y cosas similares, pero agradables, que conste.

Hoy se ha despertado y ha tomado verdadera posesión de su casa. Le encanta salir a la terraza, olfatear los sumideros y ladrarles; también corretear por la misma detrás de un par de balones que , ejem, no sé cómo habrán llegado allí. Y perseguir y traerme las pelotitas de tenis que le tiro para que nuevamente se las lance, que si no se enfada.

Ya estamos trabajando en su educación, pacieeeeeeeeeeeentemente. Es listo, el perrito. Más todavía, inteligente con criterio propio. Todo un terrier embutido en su pequeño envoltorio de yorki. 

Jugar, jugar y jugar; viene con un peluche en la boca con sus pequeños lloros y gemiditos para que le sigas al salón y te tires al suelo a complacerlo. ¿He dicho complacerlo? Bueno,, la verdad, creo que soy yo quien más disfruta. Seguro que me comprendéis.

Ahora está roque en el regazo de mi madre y cuando vaya y me siente, jejejeee..., se viene al mío, a recibir una racioncita de cariñosas caricias-

Come mucho, no puede ser de otra manera  y, algo que me ha gustado, ha ido corriendo a ladrar en la puerta cuando han llamado y no hemos oído (es que estaba sin los IC)

Os subo un vídeo de sus amenazas, para que os divirtais.


video

Por si no lo podéis ver bien, os dejo un enlace de Youtube, a ver si se ve mejor:


Mañana, espero que más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario